miércoles, 4 de enero de 2012

BERLÍN


Viajé a la ciudad de lo poetas,

buscando esa savia literaria,

que dicen que fluye por sus arterias.

Te encontré a ti.

Al verte, sentí que Frida Kalo

había resucitado, sentada en un banco en Potsdamer Platz.

Hacía frío, me miraste, te miré.

Fuego, ternura y a celebrar los regalos del momento.

Los días que pasamos juntos,

íbamos de galería en galería, tratando de colocar tus cuadros,

yo, en la noche, escribía poemas en el bar del Hotel Adlon.

En un despertar aciago y oscuro,

mi visado expiró y nuestro amor también.

Bajo la lluvia de Berlín, trepé a por un manto de nubes

para envolver tu cuerpo, de gélido adiós.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

Photos by Don French